Costa Rica, Viajes

Olán, el paraíso en las nubes

Había escuchado de Olán hace algún tiempo, y tenia muchas ganas de visitarlo, las fotografias que había visto ni siquiera parecía que era en Costa Rica.

Después de buscar información en internet, contacte a www.facebook.com/olantour que rápidamente me respondieron con un paquete de 2 noches/3 dias que incluía :

  •  Transporte de Buenos Aires a Olán y regreso 
  •  Guía para todo el viaje  
  •  4 tiempos de alimentación
  •  Tour a la Catarata   
  •  Tour a la Capilla de las nubes con entrada
  •  Hospedaje por una noche          

Reservamos la fecha y salimos hacia Buenos Aires de Puntarenas, donde ya estaba un taxi 4×4 esperándonos, parqueamos el vehículo en una propiedad muy segura que ellos ya tienen organizada y salimos felices a disfrutar de la aventura.

La comunidad de Olán

El camino es largo y cansado, sobre todo porque es de lastre y piedra, pero la hermosa vista de la cordillera de Talamanca y los cambios en la vegetación conforme se va subiendo, nos anticipaban un fin de semana diferente y especial.

Casi 2 horas después llegamos a la cima de este pueblito de aproximadamente 50 familias donde la gente es amable, sencilla, y trabajadora, un grupo de campesinos y ganaderos que se instalaron aquí hace casi 50 años atrás.

Nuestra primera parada fue para almorzar, un comedor rustico y pequeño, de donde salían irresistibles olores de comida casera cocinada con leña.

Tenían pollo en salsa con papas, picadillo de arracache y de vainicas, arroz , frijoles y ensalada, todo en cantidades monumentales.

Para terminar, cafecito y chorreadas con queso blanco.

Víctor Hugo, el dueño de la agencia que organiza los tours nos recibió muy amablemente, y luego salimos hacia la capilla con su hermano Keylor.

Es una caminata de 2 kilómetros, no hay acceso para vehículos, y en el camino nuestro guía, un joven de la zona muy agradable, nos va contando la historia de su pueblo y de su gente, agregando notas curiosas sobre la flora y fauna de la zona, y mostrándonos los pequeños secretos que la naturaleza le ha revelado.

comunidad ganadera de olan

La Capilla en las Nubes 

Esta pintoresca capillita fue fundada hace 12 años por un ingles, John Howard, y fue inspirado por una visión , según cuenta en su libro El Portal. La propiedad no es solo la enigmática Capilla, aquí hay cabañas para hospedarse, áreas para descansar, comedor , biblioteca y  terrazas para admirar el atardecer, tiene todo para ser un lindo lugar de turismo ecológico con capacidad para grupos.

La construcción de estas cabañas de fina madera ha sido obra de John, desde su llegada, se ha ocupado de plasmar con sus propias manos  un sueño que asegura le fue encomendado por un ser Divino y desde su llegada se ocupa personalmente de cuidar y preservar su propiedad.

Sus creencias políticas son bastante criticas y él se ha encargado de dejarlas claramente plasmadas con inscripciones que se leen en todas partes.

El lugar tiene mucho misticismo, y todo invita a meditar y relajarse, pero John va mas allá, y habla de energías reveladoras del futuro y portales a otras dimensiones, quien sabe, todo puede ser posible, sobre todo,  después de vivir mas de 10 años aislado de la mayoría de mundo y sin ninguna tecnología, pero todo esta historia hace que este lugar misterioso y bello a la vez , sea mas atractivo.

Como John es ingles, y Gary también, la química fue instantánea y se sentaron a conversar como amigos de años, creo que para Gary fue muy interesante escuchar de la vida de John y sus motivos para estar en este lugar y para John fue refrescante todos los chismes que Gary le contó de su tierra natal, casi no puedo sacarlo de ahí, pero se hacia tarde y no podíamos caminar en la oscuridad.

Ya de regreso el camino se hace mas pesado por que esta lloviendo, esa lluvia suavecita y constante , pero igual el barro se pone resbaloso y es necesario tomarnos el tiempo para evitar caer.

Albergue de campo 

Víctor Hugo nos recoge en su pick up y nos lleva al alberque , una casita de finca muy básica , pero acogedora donde nos espera Doña Marta con una variedad de comidas para la cena, desde tortillas palmeadas con quesito fresco, sopa de frijoles, torta de huevos, ensalada rusa y arrocito fresco.

La casita tiene espacio para 10 personas, pero esa noche solo estamos nosotros, y nos sentamos afuera, con un cielo estrellado donde casi podíamos tocar la vía láctea, y conversamos con Víctor Hugo por mucho rato.

El es hijo de campesinos de la zona  y su sueño ha sido siempre compartir este pedacito de cielo con turistas nacionales y extranjeros y estoy segura que lo va a lograr, son personas muy emprendedoras y este lugar merece ser visitado.

A la mañana siguiente, después de un delicioso desayuno, Víctor Hugo nos lleva a la catarata , un paseo lindo, pasando por fincas ganaderas y siembras, para luego meternos en el bosque y literalmente deslizarnos por el barro  cuesta abajo para llegar a una mágica catarata escondida entre el verde de la naturaleza, pocas veces tenemos oportunidad de disfrutar de aguas tan puras y lugares tan llenos de paz, estuvimos un largo rato, solo conectándonos con la energía del bosque… 

Hasta que una linda mariposa azul y verde insistía en revolotear cerca de nosotros, cuando finalmente se paro en mi brazo, vimos que nos estaba mostrando   el numero 98 que tenia claramente dibujado en sus alas cerradas, pero luego, se fue a parar al lado de Gary y ahí nos mostró el numero 89, nos quedamos un poco confundidos y salimos de ahí pensando en comprar lotería.

la mariposa de la loteria

La subida no fue cosa fácil, Víctor cortaba la maleza con su machete mientras nos ayudaba a subir agarrados como monos de las ramas de los arboles, aquí no había camino era bosque virgen.

Almorzamos en la finca, no sin antes darle agua a los terneros, comida a los chanchos, maíz a las gallinas, y perseguir un par de gatos .

El viaje de regreso fue mas rápido , de bajadita, y los chicos que iban en el camión nos fueron contando de sus vidas , de lo difícil que se hacen las cosas mas sencillas en estos lugares tan alejados de la civilización.

EL internet no esta disponible, solo llega en ciertas zonas, la electricidad se genera por el rio, y el agua es de pozo.

Estudiar es difícil y para superarse hay que tener muchas ganas y hacer un gran esfuerzo.

Costa Rica tiene lugares turísticos increíblemente hermosos, pero Olán, es mas que una atracción turística, es volver a la Costa Rica sencilla, de cafecito de olla y tortillas con queso, es recorrer las fincas y saludar a los vecinos, es cobijarse rico en la noche y contar estrellas tomando agua dulce, la amabilidad y calor humano con la que esta familia de pioneros en turismo reciben a sus huéspedes es una muestra de la gentileza de los costarricenses.

Y antes que se me olvide; el fin de semana siguiente compramos lotería, 98 y 89 , por si acaso, y adivinen que? Ganamos, suficiente para que nuestro viaje a Olán fuera gratis, gracias a esa conexión con la naturaleza que hay en este mágico paraíso en las nubes.

Leave a Reply