Turquia, Viajes

Las mil y una aventuras en Estambul

Muchas fueron las veces que mi esposito me dijo que Turquía era peligroso y por prudencia mejor no visitarlo … así que adivinen que hice ? Compre mi tiquete apenas el amado se fue a trabajar .

Y fue la mejor decisión… Siempre había suspirado por este misterioso país, y después de visitarlo estoy aún más
enamorada .

Viaje con Turkish Airlines, que por cierto me pareció muy bueno el servicio, a pesar de los atrasos, nos dieron vouchers para comida y durante el viaje siempre hubo servicio de bebidas.

 

Mi viaje empezó el último día de Ramadán, que es un mes de ayuno en la religión musulmana, y resulta que cuando termina las familias se reúnen y se dan regalos y hay fiesta por 3 días, música y mucha comida… así que mi vuelo desde Berlín estaba lleno de familias bulliciosas con muchos niños , de 3 a 6 retoñitos cada una .

La tarea de chequear, abordar y despegar tomo 4 horas más de lo planeado y llegamos a la media noche por lo que el taxi que tenía reservado brillo por su ausencia. Como no tenía la menor idea de cómo llegar al centro de la ciudad , decidí unirme a alguien que hablara ingles en la fila de migración …

Traslado del aeropuerto al centro de la ciudad 

Intento #1 :
Grupo de heavy metal de Canadá, claro que hablaban inglés, pero yo no tenía suficientes cadenas de metal o ropa negra para que me llevaran con ellos, y aunque trate de hacer amistad con la cantante , no logre mi propósito.

Intento #2 :
Una linda parejita de Yemen que no solo hablaban inglés, sino que vivían en Berlín y estaban hospedados en un hotel muy cerca del mío, así que me ofrecí a viajar con ellos  me ayudaron a comprar el tiquete, tomar el metro y me dejaron en el hostal exactamente a la 1:30 am .

Esta vez me hospede en un hostal en el corazón de la Ciudad , Sultanahmet;  y así fue como 5 pisos después llegue a una diminuta habitación donde estaba una chica de Nepal y una de Alemania. Esa noche no pude dormir de la emoción de estar ahí, muy temprano en la mañana salí a descubrir la hermosa Ciudad de Estambul ;pidiendo al universo que me dejara verla en todo su esplendor, y así fue ….

Istambul

A tan solo unos pasos encontré la Mezquita del Sultán Ahmed o más conocida como Mezquita Azul y luego Hagia Sofia, el corazón se me iba a salir de tanta felicidad, no podía creer que estaba en frente de tanta belleza que antes había admirado tanto en fotografías, ese es el placer más grande que puede haber para mi .

 

Hagia Sofia, un sueño hecho realidad

Lo que ahora es un museo,  originalmente fue una catedral cristiana en los tiempos Romanos, convertida en Mezquita por el Imperio Otomano… Siglos de historia en cada esquina, así que la recorrí despacito, saboreando cada tesoro.

Como había esperado tanto para verla no quería que se terminara la increíble sensación de al fin poder estar ahí.

La belleza de las Mezquitas

Las impresionantes mezquitas de Estambul fueron diseñadas por fuera para no dejar duda de quién tenía el poder y por dentro para alabar a su Dios en riqueza y belleza. Cada decoración encerraba un símbolo, un mensaje que talvez hoy pase desapercibido para la mayoría, pero el alma se sobrecoge con la presencia de tanta energía nueva y desconocida .

Los Vendedores de Alfombras 

Al terminar la visita a las mezquitas empiezo a caminar; me imagino que con cara de perdida por que una pareja muy amable me saluda y me pregunta que si necesito ayuda con alguna dirección, al contestarles que no, muy amablemente me invitan a tomar el té, que es una costumbre local y además parte de la hospitalidad turca. Como no tenía nada más que hacer les dije que sí; ella era Australiana y el de Turquía…

Caminamos y conversando llegamos a una tienda de alfombras, donde me imagino que Ali baba se compró su alfombra voladora por que habían miles y todas bellísimas. Entre té de manzana y una amena conversación aprendí que el arte de las alfombras es milenario y los precios de estas obras de arte oscilan desde $500 hasta muchísimos miles, dependiendo de la antigüedad, el tipo de tejido y los materiales, todas son hechas a mano y por lo tanto no hay dos iguales.

Estambul

Las alfombras Turcas más valiosas se encontraron en el Palacio de Topkapi y hoy en día son tan famosas que se cotizan en la bolsa de valores. Aunque les asegure que no iba a comprar ninguna alfombra me mostraron como 30 diferentes, los empleados de la tienda se acercaron a conversar también y nos reímos mucho por que trataban de convencerme que yo si necesitaba una alfombra, (son tan buenos vendedores que lo pensé de verdad) pero después de agradecerles su amabilidad seguí mi camino.

Nuevos Amigos

Al día siguiente salí con mi vecina de camarote, la chica de Nepal, que resulto conocer muy bien los secretos de Estambul por  que ya tenía varios días de estar ahí y no le importo repetir los sitios más lindos para ensenármelos, lugares que talvez sola no hubiese encontrado. Ya que, aunque hay información turística, está limitada a los sitios más populares.

Estambul

En el camino conocimos a una pareja, esta vez ella era inglesa y el Turco y adivinen?? si tenían una tienda en el Gran Bazar, y si nos invitaron a tomar el té, pero hasta el día siguiente ya que ese día era festivo y el famoso bazar estaba cerrado.

Pero lo más simpático es que nos conocimos porque ellos estaban tratando de cortar unas frutas de las ramas de un árbol que colgaban en la calle desde el jardín de una mezquita… Resulta que eran una especie de moras blancas, muy dulces y al ver que el árbol estaba lleno en la parte del jardín , que estaba cerrado, nosotras pedimos permiso al guarda que muy amablemente nos abrió el portón y los 4 saltamos a cortar fruta , al final comimos mucho y nos reímos como niños chiquitos.

Por la tarde tomamos un crucero por el estrecho del Bósforo que separa la parte Europea de Estambul de la parte Asiática, no sin antes llenar una gran bolsa de moras para el viaje. El tour se detenía en varias partes de la costa y podíamos bajar y recorrer cada pueblito .

Estambul

Como era un día festivo había mucha actividad en las calles y nos sentamos en un café a disfrutar de la gente divirtiéndose y resulta que el dueño y sus 2 hijos estaban sentados al lado . El padre se empeñó en presentarnos a sus hijos ( uno a cada una ) y les decía muchas cosas en turco , pero ellos disimulaban, creo que estaba tratando de casarlos con extranjeras . Pero no funciono, al final nos pidió que nos tomáramos una foto con el logo de su cafetería y la pusiéramos en las redes sociales, si, era un típico comerciante turco .

Durante el almuerzo conocimos a un estudioso de la religión que nos explicó que Dios era uno, no importa en cual creíamos. La religión Musulmana, así como las todas las demás tienen su raíz en hacer el bien y amar al prójimo, ojala y todos pudiéramos verlo de esta forma tan simple.

Además, nos mostró en su mano como está escrito el nombre de Ala, que significa Dios. Los hombres de Estambul son muy persistentes y como las mujeres de su país son muy conservadoras y la mayoría usa el velo, les llama mucho la atención la libertad con la que nos movemos las occidentales, así que en cada esquina teníamos una simpática conversación que siempre terminaba en una invitación a tomar el té y nosotras; si , si ya venimos , vamos a regresar.

Estambul

Llegamos al hostal agotadas de tanto andar y descubrimos que unos chicos que estaban hospedados ahí también, nos estaban esperando para compartir cervezas y carne a la barbacoa, entre diferentes idiomas y culturas nos reímos mucho. Estambul es una Ciudad inolvidable, que se muestra hermosa, pero a la vez misteriosa, tiene un ritmo suave y un brillo disimulado, sus mujeres también son así, envueltas en sus velos y sus ropas sencillas, que les da un aire reservado pero se adivina su elegancia y su luz.

Mi viaje fue corto pero lleno de aventuras y disfrute cada minuto de mi visita a este maravilloso sitio.
En la segunda parte de este post maravillas de Estambul pueden conocer más detalles sobre las muchas e increíbles atracciones turísticas que esta Ciudad ofrecer.

Estambul

1 thought on “Las mil y una aventuras en Estambul

Leave a Reply